Relatos de Laura: Variaciones del desamor

Bajo el título conjunto de “Variaciones del desamor” encontraréis dos relatos cortos de fantasía, con sabor a cuento clásico, que versan sobre aquellos amores incomprendidos que acaban desatando el caos y el dolor. El primero, “Amor verdadero”, es una historia con aire de mil y una noches donde una princesa pondrá duras pruebas al amor de su vida con tal de asegurarse de que sus sentimientos son sinceros. En el segundo, “El mecanismo del carillón”, una extraña niña con propiedades de oráculo espera en el centro de una casa abandonada a los visitantes dispuestos a arriesgar su vida con tal de obtener una respuesta.

De todos los que he hecho, probablemente este post sea el más difícil de escribir. Como algunos ya sabréis, con esta publicación termina mi etapa en Fast Fiction Penny. La próxima temporada os traerá una nueva novela por entregas, una nueva presentación de la web y alguna que otra sorpresa más. Mis relatos quedarán aquí, indexados para que podáis acceder a ellos cuando queráis, y también en la recopilación de cierre de esta temporada, pero ya no habrá nuevos.

Tuvimos la suerte de vivir una experiencia extraordinaria: participar en el podcast de Café Librería. Creo que dije muchas tonterías y recuerdo que me lo estaba pasando tan bien que, francamente, me dejó de preocupar. Si queréis pasar un buen rato y conocernos mejor, os recomiendo que lo escuchéis. En él, además de desvariar, hablamos de las novedades que os esperan y explico con más detalle los motivos de esta decisión que ha sido meditada durante meses y difícil de tomar.

Así de felices arrancamos la grabación.

Empecé en el proyecto de Fast Fiction Penny con mucho entusiasmo y un cierto recelo sobre si sería capaz de seguir el ritmo de producción que marcaba el blog. Al expresar estas dudas a mis compañeras, aún en el proceso de preparación, acordamos que, en lugar de hacer una novela por entregas (una confesión: se iba a tratar de una ampliación de Barceloba 😉 yo publicaría un relato al mes. Me pareció asumible: tenía bastantes relatos ya hechos y, para cuando éstos se acabaran (más o menos alrededor de diciembre) estaba segura de que habría escrito más.

Pero ya dicen que la vida ocurre mientras hacemos otros planes: al mismo tiempo que preparábamos el lanzamiento del blog, mi percepción de la crisis climática que se cernía sobre nosotros y mi preocupación acerca del mundo en el que deberían vivir mis hijas creció exponencialmente. Y ante la conciencia de que estamos frente a un punto de inflexión en cuanto a la supervivencia del planeta, de nuestro modo de vida y de nosotros mismos como especie, poco a poco se fue fraguando en mi cabeza la idea de que tenía que tomar una decisión: ¿estaba dispuesta a emplear tanto tiempo y energía como fuera posible a luchar para cambiar este rumbo? La respuesta fue que sí: tenía que intentarlo.

Así que, con este objetivo en mente, empecé a adentrarme en el mundo del activismo climático, sin dejar de mantener las otras áreas de mi vida en equilibrio precario. Conocí al grupo de Fridays For Future de Barcelona y, a través de ellos, a otros padres y madres tan preocupadas como yo. Comprendimos que necesitábamos encontrar nuestro propio lugar y creamos Families For Future Bcn, vinculadas a Madres por el Clima a nivel estatal. Y empezó la vorágine.

Es lo que tienen las emergencias, que no pueden esperar.

A una velocidad mayor de la que podía digerir, me vi envuelta en una urgencia tras otra, descubriendo más y más sobre la gravedad de la crisis climática, iniciando proyectos que necesitaban de más tiempo, recursos y conocimientos de los que disponíamos, y aprendiendo a toda velocidad.

Simultáneamente, el blog de Fast Fiction Penny se hizo realidad, y otra maravillosa locura se desencadenaba en mi vida. Junto con Elena, María, Marta y Vero, aprendimos a gestionar todos los retos que se nos presentaron entres subidos de adrenalina y noches sin dormir. Fueron meses de montaña rusa, tan excitantes como agotadores, donde nos ocurrieron cosas tan increíbles como presentar en el Festival Celsius 232.

Y así de nerviosas nos plantábamos en el Celsius 😉

Tenía muy claro que no quería dejar el blog. Pero también tenía muy claro que no podía dejar el activismo climático, y que quería seguir dedicando tiempo de calidad a mi familia. Este empeño en embutir más cosas en mi vida de las que cabían, al estilo camarote de los hermanos Marx, acabó afectando a mi salud física y mental, y resultó en que la escritura se cayó de la lista. A medida que pasaban los meses, yo escribía mucho menos de lo que hubiera querido. Además de entristecerme, esta constante resultó en que al llegar a septiembre ya tenía claro que alcanzaría diciembre sin más relatos que ofrecer.

Las cosas no han cambiado desde entonces. Esa idea inicial de que podría ir generando nuevo contenido a tiempo ha resultado ser, dados los cambios inesperados en mi vida, errónea. El desequilibrio de los últimos meses ha llegado al punto del absurdo, y, quiera o no, toca renunciar.

He querido dedicar el post de hoy a hablar de esto, más que de los relatos que traigo, porque es importante para mí contaros lo que hay detrás de esta decisión. Sé que cada puerta que se cierra abre otra, y que el fin de esta etapa se convertirá en más tiempo de calidad para cuidarme y cuidar de los míos y, lo que es mejor, en recuperar unas horas para volver a soñar despierta, a inventar historias y a escribir. Así que dejaremos de vernos en Fast Fiction Penny, pero tened por seguro que seguiremos encontrándonos en las redes, en los libros y espero que, algún día, también en persona.

El post de hoy tiene tanto de despedida como de celebración, ya que este mes he recibido tres buenas noticias: dos relatos que podéis encontrar en Fast Fiction Penny han sido seleccionados en concurso. “Ya llegan los angelitos” podrá ser leído en la Antología Mito-Logik II, y “Sangre de mi Sangre” aparecerá en el número dedicado a Shirley Jackson de Círculo de Lovecraft, e incluso será radioficcionado por Proyecto Terror. La tercera buena noticia es que la Revista de Historias Perdidas eligió mi relato de humor fantástico “Keledén al Cielo“, en el que un rey vikingo será obligado en el Más Allá a sesiones grupales de autoayuda para acallar las voces e imágenes que parecen haber invadido su cabeza. Podéis leerlo, junto con otros relatos desternillantes sobre criaturas fantásticas en mundos imperfectos, en el número Pendejhadas, disponible en Lektu mediante pago social.

Y después de las malas y buenas noticias, os dejo con los relatos. Espero que los disfrutéis, y recordad que los encontraréis en formato cuerpo de texto en Wattpad, y en formato EPUB y MOBI en Patreon, donde podéis invitarnos a un café mientras escucháis el podcast que grabamos con Café Librería, en exclusiva para nuestros patrons.

“Érase una vez una mujer tan hermosa y fiera como una hoguera en la noche.”

Variaciones del desamor 1: Amor verdadero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s