Konther Creatures

Para leerlo en .epub o .mobi puedes entrar en nuestro Patreon!

Estamos de vuelta! En el capítulo anterior, Eric y el resto del equipo llegaron a la colonia que regía Parsi Tuth en busca de un acuerdo para llevarse un tanque de guerra de principios de La Llegada. Para ellos era la primera vez que se encontraban con él, pero para nosotros no 🙂 Ya sabíamos de Parsi Tuth desde el primer capítulo.

El viejo general del rey Tuthmestian seguía arraigado a las viejas costumbres, acostumbrado a ser magnánimo. Como el imperio romano, por eso escogí Italia y el Palazzo Vecchio como escenario. Parsi Tuth es un viejo general romano que lo único que sabia hacer era la guerra. O, en su caso, dirigir los combates de las arenas. Ahora que tiene a la muerte cerca, se ha quedado sin el consueo de su esposa y todos sus Konther (a los que llama hijos) le han fallado, ¿qué le queda a Parsi Tuth?

La derrota. La decadencia. El final de un imperio. ¿Cuál es el contrario de magnánimo? Miserable.

Este es un capitulo importante para la trama. No es por hacer spoiler jaja pero es uno de los que más tiempo he estado pensando y que me ha llevado más tiempo decidirme. Tiene una clara influencia de la cultuar griega y romano (de la que soy especialmente fan). Saldrá bastante a menudo.

Resultado de imagen de polo corona griega

La corona griega (polos) es un ornamento distintivo de las antiguas divinidades del Oriente Próximo. Solamente la diosa Juno, Cibeles o Rea son representadas con ella, por lo que se deduce que los Konth hayan interpretado que solo la “gran diosa” pueda portarlo.

De hecho, mi querido anti-capitales (que no anticapitalista), se llama Júpiter. Que en la cultura griega es Zeus. Escogí este nombre por el mito griego de Prometeo.

Prometeo era el más querido de los titanes por los humanos, considerarod el benefeactor de la humanidad. El mito de Prometeo dice que fue tal la ira que le provocó al gran Zeus por haber robado el fuego del carro del Sol y entregárselo a los hombres que su venganza fue traerle todos los males a los humanos: Zeus mandó a Hefesto, dios de la forja, crear una mujer de arcilla. La llamó Pandora y le entregó un cofre en el que guardaba terribles males. Zeus le regaló a Epimeteo, hermano de Prometeo, la joven inconstante, mentirosa y seductora Pandora. Epimeteo, claro está, se enamoró perdidamente de ella. Y aunque Prometeo intentó convencer a su hermano de que rechazara el regalo, era tarde. Pandora finalmente abrió el cofre y los malos se extendieron.

Júpiter terminó encadenado a una montaña donde, cada día, un águila le devoraría el hígado. Siendo inmortal, le volvería a crecer. Pero el sufrimiento sería eterno.

Y la pregunta es, ¿quién es Júpiter o cómo es en realidad: Zeus o Prometeo?

Prometeo encadenado (1762),
Nicolas-Sébastien Adam
Musée du Louvre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s