Relato: Las raíces de la encina

Las componentes de Fast Fiction Penny ya estamos de vuelta del Festival Celsius 232 y como os prometimos, ni los cachopos, ni la sidra a raudales, ni las pedazo de presentaciones, mesas redondas, autores y autoras de primer orden nos impedirán seguir con nuestra temporada de verano.

Antes de explicaros algunas cosas sobre el relato que os traigo quisiera agradeceros a todos, de parte de todo el equipo FFP, el apoyo que nos distéis en la presentación que hicimos de Fast Fiction Penny como parte de la programación del Celsius 2019. Para nosotras fue un sueño hecho realidad. Hemos vuelto con las pilas cargadas y con un montón de ideas nuevas que ya os iremos explicando de cara a septiembre.

Presentación de Fast Fiction Penny en Celsius 2019
De izquierda de derecha: Ricard Ruiz Garzón, Marta G. Andilla, Verónica Banderas, Laura Tomás, María C. Pérez, Elena Polanco e Iván Ledesma.

Y ahora sí os quiero hablar sobre mi relato:

En Las raíces de la encina he querido rendir un pequeño homenaje a las historias y canciones que desde que yo era muy pequeña me explicaban mis abuelos. Olaya era el nombre de mi bisabuela, nacida y criada en un pequeño pueblo extremeño. De ella solo recuerdo que le gustaba mojar el pan en fanta de limón para reblandecerlo y podérselo comer mejor, ya que no tenía dientes. Tengo grabada su imagen de abuelita arrugada, con refajo y pañoleta sentada a la mesa camilla que había en la pequeña sala de estar de la casa de adobe que mi abuelo, su yerno, construyó con sus propias manos. Él, como mis abuelas, era un gran contador de historias, de cuentos y de chistes. Yo le debo a mis veranos felices en el pueblo de mis padres, a mis raíces y a la tradición de la literatura oral los inicios de mi deseo de ser escritora. En este relato encontraréis elementos muy realistas, que son el tributo que le rindo a los recuerdos de las historias que me contaron los míos, junto a elementos de ciencia ficción. Espero que disfrutéis leyéndolo tanto como lo he hecho yo escribiéndolo.

Recordad que en Patreon podéis descargar de forma gratuita los archivos en EPUB y MOBI y que también nos podéis dar vuestro apoyo, si os gusta lo que hacemos en Fast Fiction Penny.

Como estamos de veranito igual tenéis más tiempo libre para leer, así que, si os apetece, podéis encontrar también de forma gratuita un par más de relatos míos:

El equipo Ajá contra el Anticristo (creo que no hace falta que os diga a qué serie de tv homenajea) en la revista digital de Café de Tinta, Historias Perdidas.

El chico del carbón, que quedó segundo en el concurso de relato corto Josep Soler i Palet. En este caso me alejo del género para explicaros una historia que tiene como protagonista a un músico de Jazz.

Espero que disfrutéis de la lectura ;0)

3 thoughts

    1. Muchas gracias a ti por leerlo con tanto cariño y por tu comentario. Me alegro mucho de que te haya gustado. Es el reflejo de muchas historias que vivieron nuestros familiares y que considero que hay que atesorar para que no se pierdan
      Un abrazo,
      Elena

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s