Otra Dragonada. Capítulo 5

¡Quinto capítulo de Otra Dragonada! Poco a poco avanza nuestra historia y aún nos quedan muchas aventuras por vivir y muchos personajes a los que conocer.

A ver, a ver, ¿dónde nos habíamos quedado?

Corre, Micaela, corre

En el capítulo anterior fuimos testigos de primera mano de los planes de Lady Citronella, que se ha empecinado en seguir guardando el secreto de la muerte de su amado esposo. La gentil dama necesita ganar algo de tiempo para intentar dar con un plan que le sea beneficioso, así que, ni corta ni perezosa, ha enviado al bueno del vocero Ululato, ataviado con una de las armaduras infantiles de Sir Héctor, a cumplir con la misión de matar al fiero dragón. Nada bueno puede salir de esta temeraria empresa. En el capítulo cuatro también tuvimos la oportunidad de conocer a Micaela, una joven habitante de la remota aldea de Evantil, que se dirige al gran mercado de la ciudad con su carreta y sus bueyes para comprar y vender mercancías. ¿Se cruzará su camino con el del temerario vocero?

“—Cerdos. Se lo echaremos de comer a los cerdos. Me han informado en las mazmorras de que esas viles criaturas no dejan ni el más mínimo rastro de los cadáveres. Así es como los sepultureros se ahorran la tarea de cavar tumbas para los delincuentes y maleantes. ¿No es gracioso? —Lady Citronella se ríe hasta llegar a las lágrimas. —Desnudad al cadáver—ordena parando en seco.”

Capítulo 4 de Otra Dragonada

¿Qué será, será lo que pase a continuación?

Pues parece ser que Micaela y sus bueyes parlantes van a darse la vuelta en plena noche para regresar a su aldea. Quieren advertir a las gentes de Evantil de que un aguerrido caballero ha partido de Ocatinamio para matar al dragón que asola su región. Pero, ¿por qué les supone una alerta el recibir la ayuda de un noble héroe?, ¿de qué supuesto peligro quieren avisar a sus vecinos?

” —¡Muuueve el culo, Evaristo, que nos tenemos que ir!—grita Mu perdida ya la paciencia.

El buey Evaristo se levanta de un salto, todos los sentidos alerta, listo para enfrentarse a cualquiera que sea el peligro que le ha hecho salir tan abruptamente del reino de Morfeo en el que tan a gustito se encontraba.

— ¡Va a subir la marea, y se lo va a llevar todo. No veas si noto la fuerza, yo creo que soy un toro!—grita Evaristo colocándose en posición de ataque. “

Capítulo 5 de Otra Dragonada
NOTA: Todos los diálogo del buey Evaristo son letras de las canciones de un grupo al que admiro desde pequeña y al que he querido rendir un pequeño homenaje: Extremoduro.

¿Tendrá nuestro trobador algún jugoso notición?†

Adjunto en PDF os podéis decargar el quinto capítulo de “Otra Dragonada: Corre, Micaela, corre”. En nuestro Patreon podréis descargar de manera gratuita las versiones EPUB y MOBI. En Wattpad lo encontraréis como cuerpo de texto.

¡Hay muchos misterios por resolver en Fast Fiction Penny!

2 thoughts

  1. Digámoslo así: si le ocurre algo a Mu y Evaristo lloraré. personajes asi no se disfrutan todos los dias. Y Micaela… vaya golpes, duele solo de pensarlo. un capitulo muy divertido 😉

    Me gusta

Responder a Luis Guillermo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s