Aoki Sanbo. La Partida Mortal de Incienso

“Las volutas de humo se elevaron y se extendieron hacia los lados como la garra abierta de un monstruo, cuyas uñas afiladas, serpentearan hacia el cielo.
Si aquello ya era extraño en el fino humo de una pastilla de incienso, lo que vino después, confirmó a la miko, que de nuevo, estaba siendo testigo de algo más que de las formas caprichosas de un remolino de viento”